Crecer en la casita occidental

El otro día me enteré de que mis amigos de la infancia tienen 25 años. Como suena: veinticincoaños. Qué dices: sí. Uno no sabe en qué momento la sensible voz de un niño se vuelve un eco descorchado, una botella medio abierta y sin gas que tose de vez en cuando y se queja todo … Sigue leyendo Crecer en la casita occidental

Nada viejo

El 2020 está por todas partes y es un fastidio. Uno trata de quitárselo de encima, sacudiendo la chaqueta, arrastrando los zapatos, pero resulta inútil, siempre. Este año está tan disperso, ha copulado tanto con el tiempo, que ya no nos vamos a librar de él, nunca. Nos perseguirá sin remedio hasta que la muerte … Sigue leyendo Nada viejo